Cómo liderar durante una crisis

Aunque nadie escoge liderar crisis, es muy  probable que te tengas que enfrentar a una en algún momento de tu carrera. Ahora mismo estamos atravesando una pandemia, que puede ser una de las mayores crisis que hayamos enfrentado.

Hay algunas cosas que debes tener en cuenta sobre el liderazgo en situaciones en las que se deben enfrentar presiones externas. A continuación, presentamos cuatro formas de seguir avanzando en tu organización, incluso en tiempos difíciles.

Lidera con optimismo, calma y compasión 

Tu equipo te busca para obtener orientación sobre cómo deben responder a una crisis. Esto significa que es aún más importante para ellos verte creando estabilidad en medio de la ambigüedad y abordando los desafíos de manera práctica y optimista (sin endulzar ni exagerar). Durante un momento estresante, reúne a tu equipo para compartir noticias difíciles y celebrar los logros. Sé transparente sobre los desafíos y también  recuérdales sus fortalezas y las fortalezas de la organización para superarlos. Es posible experimentar cosas difíciles y aun así encontrar alegría. Como líder es tu responsabilidad modelar esto para tu equipo.

Liderar con compasión significa conectarse con empatía con los demás y hacer un seguimiento activo. También es importante mostrarse compasivo, especialmente en una crisis, ya sea que eso signifique perdonar sus propias deficiencias o darse tiempo para descansar. Debes estar preparado para que algunas cosas no salgan bien y es probable que tengas algunos pasos en falso. Recuerda que el mayor error sería no tomar la decisión en absoluto.

Tomar decisiones 

Una de las peores cosas que puede hacer un líder es retrasar decisiones importantes, y esto se agrava en una crisis. Tu equipo confía en ti para crear espacios de progreso, eliminar las barreras al éxito y asegurarles que están en el camino correcto. Debes tomar decisiones importantes en un período de tiempo condensado, incluso cuando no tengas toda la información.

Si no sabes exactamente a dónde te diriges, puede ser difícil llegar allí, así que recuerda el “por qué” y la misión de tu organización. Aprovecha también todas las experiencias pasadas que tienes como líder, incluso si no existe una hoja de ruta para la situación que enfrentas ahora.

Actuar a corto y largo plazo 

En este momento, las cosas pueden estar cambiando minuto a minuto y tu trabajo es responder en consecuencia a ello. Es comprensible olvidar planificar el futuro cuando estás solo pensando en el presente. El trabajo de un líder es estar pensando en el presente y guiar a su equipo hacia dónde se dirige. Los líderes deben equilibrar las necesidades a corto y largo plazo de sus equipos y organización.

Crear comunidad 

La razón por la que existe un equipo es para lograr algo más grande de lo que podría lograr cualquier individuo, como líder no tienes que hacer todo por tu cuenta ya que como seres humanos dependemos del apoyo de los demás. Trabajando junto a tu equipo pueden salir de los momentos de crisis de manera más cohesiva y colaborativa. Piensa en lo que tú y tu equipo han logrado y aprendido de su experiencia trabajando juntos. Te recordará el panorama general y el papel que desempeña cada una de las personas de tu organización para lograrlo.

“Los grandes líderes encuentran formas de conectarse con su gente y ayudarla a alcanzar todo su potencial”.- Steven J. Stowell